El camino que te lleva – Brecha digital
Cultura Suscriptores

El camino que te lleva

Artista guerrera, Lacy Duarte concibió una obra que, con materiales simples y rotundos, expresa valentía, ternura, visceralidad: una obra que una vez vista resulta imposible olvidar. Esta mujer surgida del medio del campo fue haciendo su camino y a su vez el camino la condujo por derroteros que nadie, ni ella, pudo previamente imaginar.

Lacy Duarte / Foto: Pablo Bielli

“El camino que te lleva
en la espalda allí se muerde
la osamenta.”
Enrique Bacci

1. Le gustaba leer. “La gente piensa que porque pinto y vengo del campo soy una ignorante.” Decía esto con una lucecita bailarina en los ojos y una risa socarrona, levantando apenas el costado de su boca, sarcástica. Leía cuentos, novelas, ensayos, poesía. La motivaba, alimentaba sus naturales dotes creativas, pero independiente del aporte funcional de la lectura, leía porque le causaba placer. Esa mujer pequeñita, de pelo negro y enmarañado, de carácter fuerte y dulces maneras, había nacido en medio del campo, en Mataojo, donde Salto se junta con Tacua­rembó y se “arriman” al Brasil. Era hija y nieta de brasileños. De dónde sacaba tanta energía era un misterio. Quizás la fue juntando de a poco, vencie...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 1923 Suscriptores
Con el historiador italiano Mimmo Franzinelli

La definitiva normalización del fascismo

Edición 1923 Suscriptores
Con Sônia Guajajara, candidata indígena a diputada federal por San Pablo

«No queremos más un Brasil sin nosotros»

Edición 1923 Suscriptores
Elecciones brasileñas

El enigma del después

Cultura Suscriptores
Nuevo biopic sobre Marilyn Monroe en Netflix

Estado de misterio

Cultura Suscriptores
Un juego de rol feminista ha llegado a Uruguay

¿Dónde estás, Alice?