El conflicto es una cárcel – Brecha digital
Cultura Suscriptores
Con Lucrecia Martel

El conflicto es una cárcel

La cineasta argentina vino a acompañar una retrospectiva de su obra en Cinemateca y dio una master class a sala llena. No se oía ni una mosca. La calidez y la contundencia de su discurso le permitieron discurrir durante dos horas y media acerca de la imposición de estructuras narrativas decadentes en la producción seriada de las plataformas de streaming, mostrando cómo esas prescripciones conforman una trampa cultural que coarta, de forma solapada, la verdadera libertad de expresión.

Lucrecia Martel. MAURICIO ZINA

—¿Qué tipo de cine te interesa como espectadora?

—Mirá, la verdad que soy poco exquisita en eso: veo muchas películas en Youtube, en copias rechotas. Nunca fui cinéfila, porque no tuve esa cultura, pero muy rápido me doy cuenta de si la película tiene algo que me va a gustar o no. ¿Viste la gente que la música que conoce es la de la radio? Yo tengo esa cultura respecto al cine.

—Pero ¿qué tiene que tener una película para interesarte?

—A veces exagero y digo una cosa muy mentirosa, que la voy a decir igual, que es que en dos planos me doy cuenta de si el director cree que la realidad existe o piensa que es una construcción. Es exagerado, pero es que la narrativa audiovisual me resulta muy transparente. Me doy cuenta de la impostación. Siento mucho cuando alguien está hablando de ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Cine. En Cinemateca y Sala B: 8 cuentos sobre mi hipoacusia

Mi guerra y mi paz

Festivales de cine en América Latina (II): XXIII Bafici

A pesar de los pesares

Crisis en el cine argentino

Esto es todo, amigos