Cultura Suscriptores
Bertrand Tavernier (1941-2021)

El defensor

Nació en Lyon, igual que el cine, y, como si de predestinación se tratase, fue uno de los más agudos observadores de ese fenómeno lumínico-cinético que, sin que nadie lo previera, se transformó en un arte. De sensibilidad exquisita, no llegó a la realización cinematográfica como primer destino: antes ocupó cada butaca disponible en relación con el cine, ya fuera como espectador, crítico, fundador de cineclubes, encargado de prensa o guionista. Bertrand Tavernier ha muerto y con él se va uno de los referentes más exquisitos de la cultura cinematográfica del siglo XX.

Bertrand Tavernier en el Festival de Cine de San Sebastián, en 2013 AFP, RAFA RIVAS

No le gustaba hablar de su infancia, ya que temía terminar inventando, a fuerza de relatarla, un pasado ficticio, como hizo John Ford con Irlanda. Sin embargo, cuando hablaba de aquellos tiempos, siempre se trataba de los sonidos, de la luz, del movimiento: el ruido de los bombardeos nazis, la luz de las bengalas de la liberación, el movimiento de los tranvías, los rayos de sol filtrándose por los postigos, los pasillos desiertos y sombríos. Tal vez fuera por eso de haber nacido en Lyon, la cuna de los hermanos Lumière: ¿cómo explicar ese determinismo que llevó a que aquellos inventores tuvieran por apellido la palabra luz? Para los amantes del cine, aquí empezó todo. El cinematógrafo nació en el corazón del barrio de Monplaisir, de Lyon, donde Louis Lumière grabó a las obreras salie...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados