La distribución de ingresos y regalías en la industria musical uruguaya: El dinero es un hit - Semanario Brecha
Edición 1985 Suscriptores
La distribución de ingresos y regalías en la industria musical uruguaya

El dinero es un hit

La irrupción de las plataformas digitales desdibujó el panorama tradicional del negocio de la música. La reciente queja de Spotify –que amenazó con retirarse del país si no se modifica un articulado de la última rendición de cuentas– evidencia cómo se está repartiendo la torta millonaria de la nueva industria musical.

ADOBESTOCK

La irrupción de plataformas digitales de streaming –emisión continua– cambió completamente la forma en la que se organiza y consume música a escala global. En solo dos décadas, los discos en soporte físico y la escucha radial quedaron relegados a un segundo plano como los canales para unir a usuarios y músicos. El cambio fue global y explosivo. En 2003 casi la totalidad de los ingresos de la música grabada en el mundo fue por la venta de álbumes en formato físico; fueron unos 20.000 millones de dólares los producidos por esta vía. Casi dos décadas después ese número se redujo a poco más de 4.000 millones de dólares. En contrapartida, los ingresos de las plataformas pasaron de ser insignificantes en 2006 a representar más de 17.000 millones de dólares el año pasado.

Uruguay, por supuest...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

El ocultamiento de información sobre Gaza por las plataformas sociales

Política de censura

Edición 1983 Suscriptores
Google rediseñó su proyecto en Uruguay

Materia y energía

Edición 1979 Suscriptores
La infraestructura informática del futuro

Una nueva geopolítica

Con el investigador en medios argentino Santiago Marino

«Las plataformas deben ser reguladas»

La huelga de Hollywood y la inteligencia artificial

Luditas de película