El duelo entre Rusia y Turquía - Semanario Brecha
Edición 1566 Suscriptores

El duelo entre Rusia y Turquía

Tras el derribo por Turquía de un avión ruso que intervenía en las operaciones contra el EI, Moscú decidió desplegar misiles de largo alcance en su base militar de Siria, cerca de la frontera con Turquía. La siguiente nota pone en contexto el enfrentamiento entre los dos países.

Protestas ante la embajada turca en Moscú tras el derribo del avión ruso/ Foto: AFP, Kirill Kudryavtsev

Turquía y Rusia no están en guerra, pero hay una cosa a tener clara: ambos gobiernos apoyan a bandos diferentes en la guerra civil siria. No son aliados ni coinciden sus intereses estratégicos. Desde hace cuatro años, el objetivo del primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, ha sido acabar con el régimen de Asad. Un gobierno islamista, la alternativa más probable pero no segura en ese caso, sería un aliado natural de Ankara e impediría cualquier ayuda a los kurdos de origen turco. Reforzaría el papel de Turquía como gendarme de la zona, lo que siempre es discutible dado que los turcos, como todos deberíamos saber, no son árabes.

Putin no va a permitir que el régimen sirio se venga abajo. Su preocupación no es el destino personal de Bashar al Asad, sino contar con un aliado seguro en ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

1996 Suscriptores
El cierre de colegios y la respuesta oficial

El ansiolítico

1996 Suscriptores
Obras en la embajada de Estados Unidos

La ocupación

1996 Suscriptores
La discusión por el interior y las precandidaturas del Frente Amplio

Primera zancadilla

1996 Suscriptores
La fiscalía desestimó la denuncia penal del gobierno por la construcción del Antel Arena

No hubo delitos

1996 Suscriptores
Dudas y expectativas sobre el anuncio de una nueva –y privada– aerolínea de bandera

Enramada