El efecto Marina - Brecha digital
Edición 1501 Suscriptores

El efecto Marina

La líder ambientalista Marina Silva, candidata a la presidencia de Brasil por el Partido Socialista, ha removido las bases de una campaña electoral que se presentaba bastante previsible. Brecha recorrió las calles de Rio de Janeiro para conocer qué saben de ella los cariocas.

Marina Silva. Foto: AFP MAURICIO LIMA

Es sábado. Sheila, de 62 años, vive en Leblón, barrio donde el metro cuadrado es el más caro de todo Brasil. Dos veces por semana atiende un puesto de ropa en una de las principales calles de la zona. “Yo soy de izquierda y abrí la primera librería de izquierda en Manaos, en plena dictadura. Era una burguesa, mi familia tenía dinero, y repudiaba a mi novio, actor, ateo y comunista”, dice. Es delgada como un pincel y no se tiñe el pelo. Su discreta elegancia está a la altura de su amabilidad. Responde sobre Marina: “Creo que le falta experiencia, la veo como una principiante, si no la votaría. No tiene ‘cintura’ en sus posiciones, es fanática. En el pt (el gobernante Partido de los Trabajadores) se peleó con mucha gente. Con Eduardo Campos se alió por conveniencia, de los dos.

Ahora dice...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Críticas Suscriptores
Teatro. En El Galpón: Tres versiones de la vida

A ciencia falsa

Edición 1941 Suscriptores
La demanda por daños climáticos contra una de las cementeras más grandes del mundo

Goliat de hormigón

Cultura Suscriptores
Diálogos sobre la mente entre artistas visuales y científicos uruguayos

Encuentros en los confines del misterio

Edición 1941 Suscriptores
La ocupación de Palestina y sus «ciclos» de dolor

Morir en Jerusalén

Edición 1941 Suscriptores
Comienza el segundo proceso constituyente en Chile

Los cabos del amarre