El encanto de los grillos – Brecha digital
Edición 1522 Suscriptores

El encanto de los grillos

San José posee poco más de 80 quilómetros de costa sobre el Río de la Plata, pero sus autoridades nunca tuvieron una decidida política de explotación turística. Gracias al empecinamiento de alguna gente, en las barrancas del San Gregorio nació hace 60 años un balneario –Kiyú- que busca diferenciarse del ruido que se vive en el este del país.

Kiyú. Foto: gentileza LA SEMANA

Cuenta la leyenda que a mediados de la década de 1950 el desaparecido Banco Comercial e Industrial de San José (luego absorbido por el Banco de Crédito) poseía una enorme estancia con costas sobre el Río de la Plata, que estaba destinada a fraccionarse en pequeñas chacras, tarea que le fue encomendada al contador del banco Julio César Moreno, quien fuera designado como su administrador.

Un buen día el encargado del predio, quien recorría asiduamente la estancia con Moreno, invitó al administrador y a su esposa a conocer la costa, y lo que éste vio lo dejó asombrado. “Todos hablan de Acapulco pero no valoramos esto que tenemos, que es hermoso”, dicen que dijo Moreno al contemplar al sur el agua del Plata y al norte las barrancas que bordean la costa, uno de sus principales atractivos.

...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 1923 Suscriptores
Con el historiador italiano Mimmo Franzinelli

La definitiva normalización del fascismo

Edición 1923 Suscriptores
Con Sônia Guajajara, candidata indígena a diputada federal por San Pablo

«No queremos más un Brasil sin nosotros»

Edición 1923 Suscriptores
Elecciones brasileñas

El enigma del después

Cultura Suscriptores
Nuevo biopic sobre Marilyn Monroe en Netflix

Estado de misterio

Cultura Suscriptores
Un juego de rol feminista ha llegado a Uruguay

¿Dónde estás, Alice?