Sociedad Suscriptores
Crónicas de Nuevo Comienzo

El Estado, la Policía y los ocupantes

«Know your rights» (conocé tus derechos), cantaba The Clash en 1982. Los vecinos del asentamiento Nuevo Comienzo los conocen: saben que están ocupando las tierras de un privado y saben que el derecho a la vivienda, del que no disfrutan, está consagrado en la Constitución. Denuncia de por medio, cuando parecía haberse llegado a una solución para el realojo de los ocupantes, la Policía irrumpió en el barrio para llevarse detenidos a algunos de ellos.

Vecinos de Nuevo Comienzo construyen el futuro salón comunal, abril. Mauricio Zina

Imaginate lo que es esto cuando llueve», dice Gerardo, que nos recibe en la entrada de tierra. El lugar se ha despoblado bastante desde la última visita de Brecha. La tranquilidad agreste todavía es parte del ambiente, pero el paso del invierno y de la Policía dejó sus marcas en el asentamiento Nuevo Comienzo, al norte de Santa Catalina. De las más de 700 familias que había en abril –cuando hicimos la primera visita–, quedan 390.

Desde las primeras ocupaciones, en enero de este año, en el enorme espacio delimitado por los caminos Burdeos (al sur), San Fuentes (al norte), Dellazoppa (al este) y Ferrés (al oeste), los vecinos han seguido un derrotero marcado por las amenazas de desalojos masivos, las incursiones de los uniformados y el ruido constante de las hélices del helicóptero polic...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados