Mundo Suscriptores

El flautista de Washington

La multipublicitada renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte entre Canadá, Estados Unidos y México emerge en la coyuntura como una tragicomedia en la que un bravucón y volátil Trump está resuelto a imponer sus condiciones, mientras que su par mexicano responde con entrega y mansedumbre.

Los ciudadanos no conocerán el contenido de las negociaciones del nuevo Tlcan hasta cuatro años después de su entrada en vigor / Foto: Afp, Alfredo Estrella

Aunque el contenido de las conversaciones entre Canadá, Estados Unidos y México para la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Tlcan o Nafta por sus siglas en inglés) permanecerá secreto durante al menos cuatro años luego de una eventual entrada en vigor, ya se puede entrever que las recién iniciadas conversaciones entre las partes serán posicionales y asimétricas. Posicionales, porque el presidente estadounidense, Donald Trump, puso a México como adversario a derrotar y a quien demandará concesiones sin querer ceder en nada. Canadá se cuece aparte. Y asimétricas, porque las economías que participan en la renegociación tienen distintos tamaños que juegan al momento de determinar qué entra o no al debate.

Lo que genera aún mayor complejidad es que la renegociac...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Venezuela: debacle petrolera y elecciones parlamentarias

Un cóctel imprevisible

Mundo Suscriptores
El arresto de Álvaro Uribe

La mala hora del parapresidente

Mundo Suscriptores
Deuda externa y crisis climática en la pospandemia

¿Quién paga el pato?

Mundo Suscriptores
El acuerdo de Argentina con los acreedores internacionales

Gol en la hora

Cultura Suscriptores
Los amores queer de Virginia y Emily

El mundo mira fijamente