Mundo Suscriptores

El gran sacrificio

A pesar de los graves casos de corrupción en los que está involucrado el PP, Mariano Rajoy consiguió romper el bloqueo político y se mantendrá en el gobierno gracias al Psoe, inmerso en la peor crisis de su historia. La debilidad de los socialistas se ha convertido en la salvación de los conservadores.

Votantes socialistas se manifiestan en Madrid durante la sesión extraordinaria del Comité Federal del PSOE, el 23 de octubre / Foto: AFP, Gerardo Julien

Tuvo que esperar 300 días, pero valió la pena. Tras un largo e inédito período de incertidumbre política, el presidente español, Mariano Rajoy, ha conseguido los apoyos necesarios para seguir ocupando ese cargo. Lo hará gracias al Partido Socialista Obrero Español (Psoe) y su no menos insólito salto al vacío: por primera vez en cuatro décadas de democracia, los socialistas facilitarán la investidura de un mandatario de la derecha. Entre volver a las urnas o permitir que sigan gobernando los conservadores, el partido del puño y la rosa ha decidido lo segundo.

“Lo mejor que puedo hacer es estar callado”, indicaba Rajoy a varios periodistas hace un par de semanas. Apenas quedaba medio mes para que el rey se viese obligado a volver a convocar elecciones –que se hubiesen celebrado el 18 de d...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Venezuela: debacle petrolera y elecciones parlamentarias

Un cóctel imprevisible

Mundo Suscriptores
El arresto de Álvaro Uribe

La mala hora del parapresidente

Mundo Suscriptores
Deuda externa y crisis climática en la pospandemia

¿Quién paga el pato?

Mundo Suscriptores
El acuerdo de Argentina con los acreedores internacionales

Gol en la hora

Cultura Suscriptores
Los amores queer de Virginia y Emily

El mundo mira fijamente