Anuario 2020 Suscriptores
El perfil del director nacional de Policía, inspector Diego Fernández

El hombre de al lado

Fue a principios de 2012. Un subcomisario y dos sargentos se ensañaron con un contrabandista de poca monta, al que le habían descubierto varias cajas de cigarrillos «en infracción» en un pequeño local comercial próximo al centro de Montevideo.

El ministro Jorge Larrañaga junto a Diego Fernández, en la Torre Ejecutiva, cuando se dieron a conocer los nombres de los jefes de Policía de todo el país. Héctor Piastri

Los funcionarios, avezados en el oficio, tranquilizaron al hombre y le ofrecieron hacer un pacto entre caballeros. Inicialmente le exigieron 5 mil dólares para «solucionar la situación». Y dispusieron un plazo máximo de entrega. De lo contrario, le informaron, incautarían la mercadería y a él lo entregarían a la Justicia. Así funcionaba el crédito de la casa de la Seccional 3.a. Allí mismo, además, le pidieron un adelanto. El hombre no pudo más que recurrir a un amigo, que también acabó embarcado en el asunto. Una vez que llegaron a un acuerdo, los policías insistieron, para sorpresa de ambos, en allanar el domicilio particular del comerciante. Y encontraron –se lo proponían– más productos sin declarar. Doce mil dólares «y acá nadie vio nada», ofertaron luego, ajustando los términos del a...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados