El hombre demolido - Brecha digital
Cultura Suscriptores

El hombre demolido

El nombre de David Mazzucchelli estará siempre indisolublemente ligado al de Frank Miller y las series Batman. Año cero y Daredevil: Born Again. Pero nada nos había preparado para Asterios Polyp.

Asterios Polyp, de David Mazzucchelli. Salamandra Graphic, Barcelona, 2014

No debe de haber algo más difícil que dejar una “marca de autor” dibujando superhéroes (sólo unos pocos elegidos…), pero para los aficionados a la historieta, el nombre de David Mazzucchelli estará siempre indisolublemente ligado al de Frank Miller y las series Batman. Año cero y Daredevil: Born Again. Sin embargo, Mazzucchelli abandonó rápidamente el género y se fue a experimentar con el dibujo, la escritura y las técnicas de impresión, primero con Rubber Blanket y luego con la adaptación, junto a Paul Karasik, de la novela de Paul Auster Ciudad de cristal.

Pero nada nos había preparado para Asterios Polyp.1

No es que no supiéramos que “versátil” es lo menos que puede decirse de su dibujo, capaz de encarnaciones que van del cartoon más simple hasta la experimentación desaforada en e...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
La oposición que espera al gobierno de Gustavo Petro

La aprensión de las élites

Política Suscriptores
Consejo de Medicina votó compensaciones a asesores de Villar

Como de costumbre

Política Suscriptores
La incierta deriva de Villa Española tras la intervención del gobierno paraliza el fútbol uruguayo

Mucho palo pa’ que aprenda

Edición 1910 Suscriptores
Las predicciones climáticas en el contexto del cambio climático

El radio de la variabilidad climática

Sociedad Suscriptores
Las barreras para el acceso a la atención en el sistema de salud

La eterna espera