El indiscreto encanto de la burguesía - Semanario Brecha
Edición 1397 Suscriptores

El indiscreto encanto de la burguesía

La audacia de esta comedia argentina* se expresa a tres niveles. El más obvio, publicitado y, si se quiere, plausible, es consecuencia directa de su argumento. Adrián Suar y Juan Minujin son cirujanos y, desde al menos diez años, muy amigos entre ellos y socios en una clínica cardiovascular. Suar es un tanto ególatra, suele acaparar para sí el prestigio y los premios de la clínica, lleva una vida más bien tranquila con su mujer (Julieta Díaz) y un hijo adolescente (Tomás Wicz), le gusta ir al cine a ver películas en 3D, lee pocos libros aunque cada tanto desmiente verbalmente ese reproche familiar, es un poco “conserva” y otro poco –menos– “progre”. Minujin tiene menos ego, se resigna con buen humor a figurar como subalterno o apéndice de su socio, no está casado con su fogosa pareja (C...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2003 Suscriptores
El cambio climático y el drenaje montevideano

Tricentenario desde la alcantarilla

Edición 2003 Suscriptores
La JUTEP postergó la discusión sobre declarar omiso a Sartori por segunda vez

El esquivo

Edición 2003 Suscriptores
La opaca trama empresarial detrás de una transacción inmobiliaria en la costa de Canelones

La cancha, el colegio y los caballeros

Edición 2003 Suscriptores
Los intentos sistemáticos para modificar la ley de violencia basada en género

Sin inocencia