El juego no terminó - Semanario Brecha
Edición 1938 Suscriptores
La ultraderecha brasileña y el golpismo

El juego no terminó

Aunque parte de un ciclo ultraderechista global, las fuerzas bolsonaristas destacan por su estrecho relacionamiento con las fuerzas de seguridad del Estado. Hoy, la disputa política se vertebra en torno a las bases mismas del consenso democrático.

Edificio del Tribunal Supremo vandalizado durante el intento de golpe de Estado en Brasilia, Brasil AFP, CARL DE SOUZA

El domingo 8 de enero de 2023 quedará marcado en la historia política de Brasil. Grupos de personas identificadas con el bolsonarismo asaltaron las sedes centrales de los tres poderes del Estado en Brasilia: el Congreso, el Palacio de Planalto –sede de la presidencia del Ejecutivo– y el Supremo Tribunal Federal.

Ese acto de fuerza buscaba provocar un golpe de Estado: la intervención militar que los bolsonaristas vienen reclamando desde el triunfo electoral de Luiz Inácio Lula da Silva. Aunque cabe recordar que el pedido, en los últimos años, ha estado presente en varias manifestaciones de estos sectores a los que podemos catalogar como de ultraderecha.

Esta ultraderecha tiene como seña clave su carácter «antisistema», expresada en una actitud hostil a la democracia liberal. Algunos ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 1975 Suscriptores
La despenalización del aborto a debate en Brasil

La pulseada

El efecto Bolsonaro sobre la Amazonia y el futuro del clima brasileño

«No se puede combatir el desmonte sin enfrentar el agronegocio»

La Cumbre de la Amazonia y el futuro del clima en Sudamérica

La última tentación del desarrollo

Edición 1965 Suscriptores
Después de Bolsonaro

La deriva del capitán