El mundo mira fijamente - Brecha digital
Cultura Suscriptores
Los amores queer de Virginia y Emily

El mundo mira fijamente

Si bien el deseo homoerótico es frecuentemente mencionado al abordar la literatura de Virginia Woolf y Emily Dickinson, todavía no ha sido del todo reconocido hasta qué punto fueron fundamentales, en la formación de sus obras, el amor que sintieron, respectivamente, por Vita Sackville-West y Susan Gilbert.

Virginia Woolf. Wikimedia, Harvard Theater Collection

Siempre, la correspondencia. La que Emily Dickinson escribió a Susan Gilbert, su cuñada, casada con Austin, el hermano mayor de la poeta. Una correspondencia censurada, que empezó a ver la luz verdaderamente con la publicación, en 1998, de Open Me Carefully: Emily Dickinson’s Intimate Letters to Susan Huntington Dickinson. También la de Virgina Woolf con Vita Sackville-West. Las cartas de Virginia se publicaron en seis volúmenes a mediados de los años setenta; las de Vita, diez años más tarde. En esas cartas está el registro de un amor como cualquier otro gran amor: los celos, la expectación, el deseo, los nombres tontos, la minucia diaria de quienes apenas soportan separarse. Pero está también la literatura. Y es desde el conocimiento más profundo de estas relaciones y de la corresponden...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Cultura Suscriptores
Libros. Lo nuevo de Ramiro Sanchiz

La sintaxis de lo real

Cultura Suscriptores
Libros. Segunda novela de la trilogía de Invernizzi

Mi casa está en la frontera

Cultura Suscriptores
Beatriz Sarlo, docente

La regla de las cuatro páginas

Nueva ficción de Horacio Verzi

Palabra de escritor

Cultura Suscriptores
Vuelve Ave Roc, de Roberto Echavarren

El sonido y la furia