Cultura Suscriptores
Los amores queer de Virginia y Emily

El mundo mira fijamente

Si bien el deseo homoerótico es frecuentemente mencionado al abordar la literatura de Virginia Woolf y Emily Dickinson, todavía no ha sido del todo reconocido hasta qué punto fueron fundamentales, en la formación de sus obras, el amor que sintieron, respectivamente, por Vita Sackville-West y Susan Gilbert.

Virginia Woolf. Wikimedia, Harvard Theater Collection

Siempre, la correspondencia. La que Emily Dickinson escribió a Susan Gilbert, su cuñada, casada con Austin, el hermano mayor de la poeta. Una correspondencia censurada, que empezó a ver la luz verdaderamente con la publicación, en 1998, de Open Me Carefully: Emily Dickinson’s Intimate Letters to Susan Huntington Dickinson. También la de Virgina Woolf con Vita Sackville-West. Las cartas de Virginia se publicaron en seis volúmenes a mediados de los años setenta; las de Vita, diez años más tarde. En esas cartas está el registro de un amor como cualquier otro gran amor: los celos, la expectación, el deseo, los nombres tontos, la minucia diaria de quienes apenas soportan separarse. Pero está también la literatura. Y es desde el conocimiento más profundo de estas relaciones y de la corresponden...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Cultura Suscriptores
Juan Marsé (1933-2020)

El cronista de los vencidos

Cultura Suscriptores
Centenario de Clarice Lispector

Las metamorfosis del mal

Cultura Suscriptores
Primera novela de Ocean Vuong

Carta a la madre

Cultura Suscriptores
Un reencuentro con Enrique Vila-Matas.

Los artificios de un novelista errante