Sociedad Suscriptores

El ocaso fabril

Se veía desde lejos: el modelo productivo de Juan Lacaze, basado en dos grandes fábricas que dieron forma a toda una ciudad, se acercaba a un final. Ahora, mientras el pueblo procesa el duelo, la ciudad ya muestra señales de recesión económica. Antes hubo quienes buscaron alternativas, pero se dieron de lleno contra la pasividad de los gobiernos del Frente Amplio, que luego de las promesas electorales olvidaron a su bastión proletario.

El 27 de enero una asamblea abierta debatió sobre el futuro de la ciudad / Foto: Marcos Lea Roman

El malón de obreros ya no atraviesa las calles de Juan Lacaze, porque ya no hay pitidos, ni cambios de turno, ni producción. Las máquinas ya no aturden con su sonido ensordecedor ni la celulosa despide su nauseabundo olor. Al lado del puerto, erguida, está la inmensa fábrica desierta, y la calma sólo la interrumpe un trabajador de uniforme que, antes de montarse en su moto y abandonar la planta, cierra con candado el portón. Es uno de los cuatro o cinco obreros que de momento aún trabajan en la Fábrica Nacional de Papel (Fanapel) para cumplir con un encargo de Granja Pocha, empresa de productos lácteos ubicada en la misma ciudad. A finales de 2016, antes de enviar a sus trabajadores al seguro de paro, Fanapel daba empleo a 300 obreros. Cuatro años antes ocupaba a 1.080.

Si se mira en re...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Sociedad Suscriptores
El presupuesto de la Udelar

Todo gasto es político

Mundo Suscriptores
Pujas por la postergación de la elección del presidente del BID

No tan rápido

Mundo Suscriptores
Racialidad, Policía y disidencia política en Cuba.

Negras intenciones

Sociedad Suscriptores
Amenaza de usar la fuerza pública al servicio de la patronal

Al borde del derrape