El patrimonio que te hace agua la boca – Brecha digital

El patrimonio que te hace agua la boca

Este domingo ahórrese el viaje a Londres o Roma y saboree, sin costo, crumble de manzana y piadina horneadas en Peñarol. El Centro de Barrio Peñarol cocinará en la calle y difundirá, mediante una radio “casera”, novedades de su millonario proyecto de recuperación. Así lo explica en esta entrevista Mónica Zefferino.

Foto: gentileza El Abrojo

Peñarol en su Salsa lleva por título la propuesta de cocinar en las ferias del barrio.

—Sí, está enmarcada en el Proyecto Convivencia, del Programa Uruguay Integra, de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (Opp). Este año la Opp hizo un llamado a organizaciones sociales para la cogestión y quedó El Abrojo, que integro. El objetivo que nos guía es la promoción de la participación y convivencia social mediante un repertorio de propuestas culturales y educativas integradoras. En el caso de Peñarol en su Salsa, apuntamos a restaurar la interacción social a través de un placer tan ancestral como el de la comida, compartiendo tanto su disfrute como su elaboración; estaremos este domingo 4 en la feria de Peñarol, cocinando en público especialidades inglesas e italianas, como previa del Día del Patrimonio y homenaje a las colectividades fundadoras del barrio.

¿Qué especialidades?

—Por el lado inglés, crumble de manzana y té, que aunque es más chino que anglosajón nos acostumbramos a asociarlo con el Big Ben (risas), y por el italiano, piadina, especie de pañuelito con relleno caprese o napolitano.

Un video adelanta que la recuperación del Centro de Barrio será polifuncional y atractiva, ¿qué inversión demanda?

—Ocupamos las casas que pertenecieron a los jefes del complejo ferroviario instalado por los ingleses en Peñarol, barrio que concentra la mayor cifra de bienes patrimoniales de Uruguay. Esperamos concluir las obras, bastante adelantadas, a fin de año; el monto total de la inversión es de 2,3 millones de dólares. Los vecinos honran el acervo cultural, crearon un Consejo Peñarol integrado con la Comisión Especial Permanente de la Intendencia, que atiende todo lo relativo a espacios y edificios patrimoniales, y desde El Abrojo generamos el proyecto Las Esquinas Cuentan, un puente entre adultos mayores y nuevas generaciones a través de la narración oral; los primeros rescatan historias barriales y las trabajan en un taller de escritura coordinado por un docente aportado por el Programa Aprender Siempre (Pas), del Mec , complementado con el que brinda el grupo de narradoras orales Cuenta Conmigo. Los adultos visitarán centros educativos y escuelas del entorno, para acercar lo trabajado a los gurises.

¿Qué planean, aparte de gastronomía, para el doble Día del Patrimonio?

—Paseos guiados por estudiantes del Área de Turismo de la Universidad del Trabajo de Uruguay (Utu) y proyección de un audiovisual sobre la historia del barrio que están preparando estudiantes de realización audiovisual de la misma institución. También habrá exposiciones de artistas plásticos locales y de fotos que poseen el Museo Ferroviario, inaugurado por el gestor cultural Jorge Esmoris en la Estación Peñarol, y los propios vecinos. Esmoris gestionará la llegada de tres frecuencias de trenes de pasajeros el sábado 10 de octubre, y el domingo 11 tenderemos una gran mesa a la que nos acompañarán invitados especiales: el director de la Opp, Álvaro García, el intendente de Montevideo, Daniel Martínez, el alcalde del Municipio G, Gastón Silva, y el embajador de Gran Bretaña. El sábado recibiremos a los pasajeros que bajen de los trenes con jóvenes que están participando en nuestro curso de animación juvenil.

¿En qué los capacita?

—Recreación, gestión cultural y formulación y gestión de proyectos; este último módulo lo da una docente del área Cooperación Internacional, del Mec.

¿Cómo controlan la lógica “de arriba, un rayo”, inherente a la iniciativa de regalar comida?

—Ese riesgo siempre está y lo asumimos como parte de la metodología de medio abierto que empleamos, es decir, trabajar donde la gente está y transcurre. Si viste los videos notaste que algunos vecinos amasan con nosotros, el primero en sumarse fue Santiago, un niño de 11 años. Es claro que con un gesto no cambiás una idiosincrasia, pero si conseguís motivar aunque sea a tres personas a partir de un interés compartido, un sabor, un juego, un relato, estás mucho más cerca de generar cambios que lo que está cualquier intervención superestructurada.

En lo cultural ¿qué podés mencionar como retorno exitoso de la metodología?

—Nuestro ciclo de actividades se llama Varieté, lo transportamos en la nave insignia de El Abrojo, el ómnibus Leyland, y comprende desde dinámicas recreativas sobre el tema drogas hasta talleres permanentes de tango, danza y hip hop. Quizás un retorno esté en los feriantes y cuidacoches que están aprendiendo a bailar tango, y en quienes se acercan al Leyland seducidos por nuestra radio artesanal: una laptop con micrófono y wifi, y de “móvil” un megáfono.

1. El equipo organizador de esta movida está compuesto por Soledad Recoba, Fabiana Bautista, Patricia Moreno, Silvana Laborde, Vivian D’Avenia, Leo González, León Cuti, Andrea Campos, Martín Brun y la chef Carolina Céspedes.

Artículos relacionados