Mundo Suscriptores

El planeta, agradecido

Más allá de la crisis.

En muchas de las grandes urbes del mundo, el aire está más limpio. Hay más silencio. Han disminuido los accidentes de tránsito y el consumismo desenfrenado. El planeta respira y la naturaleza renace. Más allá de las malas noticias, quizás esta crisis nos deje también algunas valiosas lecciones.

Hace muy
poquitos meses veíamos en los noticieros de Beijing,
Milán y otras grandes ciudades la espesa niebla de la contaminación provocada
por la circulación de automóviles y por las fábricas, que continúan usando
combustible fósil. Las enfermedades respiratorias agravadas hasta aumentar los
riesgos fatales. Hoy, en esas mismas ciudades donde casi no circula un vehículo
y la producción está parada, el aire está transparente. Los asmáticos y otros
enfermos crónicos respiran, al fin, a través de ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Las consecuencias de la estrategia sueca contra el coronavirus

El modelo que no fue

La oposición política a Bolsonaro frente a la catástrofe sanitaria.

En la ventana