El precio de un puntito - Semanario Brecha
Edición 1477 Suscriptores

El precio de un puntito

A esta altura del partido, los festivales de morbo que la televisión suele armar no pueden sorprender a nadie. Hace tiempo sabemos que lo que hace el periodismo no es simplemente informar, sino que los medios adquieren un lugar privilegiado para dar cuenta de los procesos de generación, circulación y legitimación de capital simbólico, tal como lo ha mencionado hasta el hartazgo Bourdieu en el siglo pasado. Legitiman, satanizan, naturalizan o invisibilizan determinadas situaciones. Tienen el poder de estigmatizar como peligrosos a jóvenes que no han cumplido 18 años, de rotular a barrios como “tierra de nadie”, y el poder magnífico de construir una definición hegemónica de “inseguridad”. A veces (las más) se erigen como representantes de la sociedad: a “la gente” le interesa este o aquel te...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2008 Suscriptores
El «caso Spektorowski» y sus derivaciones

Cuestión de límites

Edición 2008 Suscriptores
Oficialismo apura nueva ley a medida de los grandes medios de comunicación

Haz lo que yo digo

Edición 2008 Suscriptores
Pereyra, el Álvarez Cortés y el revival de los dos demonios

Acá no pasó nada

Edición 2008 Suscriptores
Desregulaciones en el sector de transporte terrestre de carga

Rutas de nadie

Edición 2008 Suscriptores
Zelmar Michelini en 1972

Antes de febrero