Cultura Suscriptores

El príncipe, la corista, el asistente y Platón

Películas que se refieren a actores, a directores, a acontecimientos cinematográficos, a otras películas o a rodajes, surgen con frecuencia. No es tan común, en cambio, una como “Mi semana con Marilyn”,* que dé cuenta de todo al mismo tiempo. Eso la convierte, desde ya, en un objeto cinéfilo inusual, sin desmedro de su carácter popular y de su eventual calidad.   Todo comenzó con una conferencia de prensa el 9 de febrero de 1956 en el hotel Plaza de Nueva York. Allí Marilyn Monroe, la sex symbol por excelencia del cine estadounidense, y Laurence Olivier, el más encumbrado representante actoral del “british touch”, anunciaron que unirían fuerzas y talentos en una película independiente con un título provisorio, y que sería producida por la actriz con su flamante compañía, Marilyn Mo...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Política Suscriptores
Final de campaña en Montevideo

La pelea es adentro

Política Suscriptores
Cuatro barriadas con los candidatos

Por las calles de Montevideo

Política Suscriptores
Avanza la investigación por espionaje militar en democracia

Resabios de aquellos tiempos

Sociedad Suscriptores
Cabildo Abierto busca coronarse en el noreste montevideano

Viento en el quepis