El retorno (adelantado) de Lula - Semanario Brecha
Edición 1510 Suscriptores

El retorno (adelantado) de Lula

No es la primera, ni será la última. Desencantados, electores que no creen en quienes eligieron votar, lo hacen para evitar el triunfo de quien vislumbran como peor. Pragmatismo, signo de los tiempos, síntoma del desentusiasmo. A continuación, Brasil tras la victoria de Dilma.

Foto: Agencia Brasil, Antonio Cruz

Con británica puntualidad, el Tribunal Supremo Electoral difundió los datos exactamente a las 20 horas, cuando cerraban los últimos circuitos en el amazónico estado de Acre. De una, largaron el 94 por ciento de los votos escrutados hasta ese momento, casi cien millones de sufragios, milagro posible gracias a las urnas electrónicas que funcionan desde las elecciones de 1996. Dilma Rousseff fue reelecta con poco más del 51 por ciento de los votos. Poco, pero suficiente. No hubo festejos en las calles, como sucedió en 2003 cuando el primer triunfo del PT.

Las izquierdas (dentro y fuera del PT), los movimientos sociales, intelectuales como Leonardo Boff y Emir Sader, medios como Carta Maior, que se jugaron por Dilma, mostraron su esperanza de que, agora sim, se produzca la ansiada virada ha...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2017 Suscriptores
El impacto de la violencia narco en las escuelas y en los niños

Cuerpo a tierra

Edición 2017 Suscriptores
Rodolfo Caram condenado en investigación por pago irregular de horas extras

El declive del señor feudal

Edición 2017 Suscriptores
El gobierno cedió el mercado de internet a las grandes empresas de TV, que además actuarán como consorcio

Todo en familia

Edición 2017 Suscriptores
El sistema financiero se adelanta a Cabildo Abierto y flexibiliza pago de deudas

Primeros siempre