El rock y sus matices – Brecha digital

El rock y sus matices

Gravitania combina rock progresivo con pop, grunge, metal, psicodelia y funk, y tiene una clara referencia en las bandas de rock alternativo de los años noventa. Es cierto que se perciben elementos de toda esa larga lista de vertientes en su música, pero el total es una síntesis bien lograda y muy personal.

Aun cuando el rock no parece atravesar su mejor momento en el medio musical uruguayo, las bandas siguen apareciendo constantemente. No sería exactamente el caso de Gravitania, ya que en realidad se formó en 2009 y debutó públicamente allá por octubre de 2011. De todas formas, su primer CD es lo bastante reciente como para ser considerado una novedad.

El primer intento de la banda había sido un extended play de cuatro canciones, que más tarde –apoyo del Fonam mediante– se tranformaría en un CD completo. Luego de diversos cambios en su integración, para este disco1 el grupo está integrado por Gonzalo Duarte en guitarras, Juan Chilindrón en bajo, Agustín Cafferata Espina en voz y Martín Viola en batería. Cabe señalar que Cafferata también ha sido responsable del diseño gráfico de esta edición.

Recientemente ha podido verse también el videoclip de “Huevos”, que ha tenido una importante difusión.

Según sus integrantes, Gravitania combina rock progresivo con pop, grunge, metal, psicodelia y funk, y tiene una clara referencia en las bandas de rock alternativo de los años noventa.

Es cierto que se perciben elementos de toda esa larga lista de vertientes en su música, pero el total es una síntesis bien lograda y muy personal. La banda, contrariamente a lo que sucede con otros grupos de rock, tiene una gran musicalidad, no desdeña la búsqueda de líneas melódicas “bellas” y exhibe un amplio espectro de matices y no únicamente fuerza roquera, lo cual es un muy buen aporte a la escena local, plagada de músicas demasiado lineales y sin mayor búsqueda rítmica y tímbrica.

Uno de sus puntos altos es el trabajo de las guitarras, realmente excelente a lo largo de todo el disco, ya sea con la distorsión propia de los pedales de overdrive o cuando las guitarras lucen “limpias”–o casi–, en la mejor tradición del Andy Summer de la gran época de The Police.

También es especialmente señalable la excelente voz líder de Agustín Cafferata Espina, que canta con mucha fuerza, mucha convicción y luce un registro agudo bastante impresionante, además de una afinación clara y segura.

Lo más flojo va por el lado de la composición, ya que si bien hay algunas melodías interesantes, en ocasiones se ven desmerecidas por un trabajo letrístico muy pobre. Las letras realmente parecen ser hechas por adolescentes que arrancan a escribir canciones con todas las carencias del caso, lo que no condice con la edad de los integrantes de la banda.

Este primer disco de Gravitania se grabó entre 2012 y 2013, y fue presentado a fines de 2014 en Bluzz Live. Luego la banda ha mostrado su material en lugares como Minas, y en Montevideo en Solitario Juan y el Centro Cultural de Terminal Goes, entre muchos otros.

El álbum muestra un buen número de canciones bien interesantes, como “Anestesia” y “Huevos”, plenas de fuerza metalera, y algunas interesantísimas baladas –o en principio baladas para luego derivar en canciones más fuertes, como “Superespiral” y “Pulsar”, con sus hermosas guitarras del principio–, y sobre todo la estupenda “Imperceptible”.

Tras este esfuerzo inicial realmente cabe esperar muy buenas cosas de Gravitania, si persiste en pelearla en un medio donde el rock no está en alza y donde hay mucha y muy buena competencia.

No dudamos de que así será.

  1. Gravitania. Producción independiente.

http://www.gravitania.net/

Artículos relacionados