El sacrificio de la ética en el altar del poder – Brecha digital
Destacados Suscriptores

El sacrificio de la ética en el altar del poder

Tres décadas y media después de su creación y a 12 años de haber alcanzado el poder, el Partido de los Trabajadores (PT) atraviesa una profunda crisis que afecta su propia identidad. El último escándalo de corrupción en torno a la estatal Petrobras no sólo puede desalojarlo del gobierno sino deslegitimarlo ante sus propias bases.

Foto: AFP, Nelson Almeida

“El proyecto del PT hoy, como el de todos los partidos, es mantenerse en el poder y punto”, asegura el sociólogo Francisco de Oliveira (Revista Ihu, 1-IV-13). De Oliveira fue militante en la clandestinidad durante la dictadura y fundador del PT; y bajo la presidencia de Luiz Inácio Lula da Silva lo abandonó por izquierda para formar el Partido del Socialismo y la Libertad (Psol), un intelectual con larga trayectoria política que, desde los primeros pasos del PT en el poder se esforzó por comprender la inédita experiencia de una fuerza nacida desde la experiencia cotidiana de los trabajadores para ascender en los diversos escalones del aparato estatal hasta coronar la presidencia en 2003. Y volverse, en apenas meses, partido del orden y de los empresarios.

“El poder intriga”, escribió Fr...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 1923 Suscriptores
Con el historiador italiano Mimmo Franzinelli

La definitiva normalización del fascismo

Edición 1923 Suscriptores
Con Sônia Guajajara, candidata indígena a diputada federal por San Pablo

«No queremos más un Brasil sin nosotros»

Edición 1923 Suscriptores
Elecciones brasileñas

El enigma del después

Cultura Suscriptores
Nuevo biopic sobre Marilyn Monroe en Netflix

Estado de misterio

Cultura Suscriptores
Un juego de rol feminista ha llegado a Uruguay

¿Dónde estás, Alice?