El trauma que se queda - Brecha digital
Edición 1491 Suscriptores

El trauma que se queda

“Heli” Hay que pensársela dos veces antes de ver esta película,1 y en especial cualquier drama mexicano actual. Seguramente como reflejo de un malestar generalizado y de una realidad terrorífica –un país dominado por los narcos quizá sea tan insalubre como un régimen militar–, las expresiones cinematográficas provenientes de ese país suelen ser especialmente duras y dolorosas. No sólo se hacen difíciles de ver, sino que luego de su visionado no hay forma alguna de quedar inalterado. Así, la brillante La jaula de oro, sobre la migración clandestina hacia Estados Unidos, Después de Lucía, sobre el más salvaje bullying en los liceos, y esta Heli, son películas de un sorprendente poder de impacto que, más allá de hacer hincapié en temáticas dolorosísimas, están filmadas con un oficio indiscuti...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Críticas Suscriptores
Teatro. En El Galpón: Tres versiones de la vida

A ciencia falsa

Edición 1941 Suscriptores
La demanda por daños climáticos contra una de las cementeras más grandes del mundo

Goliat de hormigón

Cultura Suscriptores
Diálogos sobre la mente entre artistas visuales y científicos uruguayos

Encuentros en los confines del misterio

Edición 1941 Suscriptores
La ocupación de Palestina y sus «ciclos» de dolor

Morir en Jerusalén

Edición 1941 Suscriptores
Comienza el segundo proceso constituyente en Chile

Los cabos del amarre