El triunfo de la voluntad - Semanario Brecha
Cultura Suscriptores

El triunfo de la voluntad

El cine fue al comienzo una curiosidad científica y un espectáculo de feria. Su reconocimiento como arte comenzó en 1917 con la labor crítica de Louis Delluc, en París. Menos de treinta años después, al fin de la Segunda Guerra Mundial, era objeto de estudios académicos en la Universidad de Berkeley (California), en la Sorbona (París), en Londres, en las mayores universidades europeas. En 1944, en Francia liberada, se establece el famoso Institut des Hautes Études Cinématographiques (idhec). Los años de la guerra habían probado la formidable capacidad del cine para promocionar ideas, imponer una visión del mundo y de los hechos, la capacidad de hacer admirar o temer la realidad, que convertía al medio audiovisual en un poderoso instrumento de propaganda.  El mejor ejemplo de esas po...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2008 Suscriptores
El «caso Spektorowski» y sus derivaciones

Cuestión de límites

Edición 2008 Suscriptores
Oficialismo apura nueva ley a medida de los grandes medios de comunicación

Haz lo que yo digo

Edición 2008 Suscriptores
Pereyra, el Álvarez Cortés y el revival de los dos demonios

Acá no pasó nada

Edición 2008 Suscriptores
Desregulaciones en el sector de transporte terrestre de carga

Rutas de nadie

Edición 2008 Suscriptores
Zelmar Michelini en 1972

Antes de febrero