Sociedad Suscriptores
Con Gustavo Leal, a propósito de su libro Historias de sicarios en Uruguay

«El único código que se maneja es el silencio»

¿Cómo son aquellas personas que aceptan matar por dinero? Esa es una de las preguntas centrales que el sociólogo buscó responder con esta investigación que le deparó un hallazgo especialmente inquietante: el sicariato ha desbordado lo que normalmente se visualiza como mundo criminal.

Héctor Piastri

Sica era el nombre dado a una daga pequeña y fácil de esconder, utilizada por simpatizantes de tal o cual figura pública enviados a asesinar a sus rivales políticos. Sicario era, literalmente, ‘hombre daga’. El término evolucionó naturalmente hasta nuestros días, cuando los hombres o mujeres daga no son contratados especialmente para dar muerte a un senador, y distan mucho de ser los profesionales de sangre fría que se ven en el cine. Según los casos que recopila Gustavo Leal en su libro Historias de sicarios en Uruguay, las trayectorias y motivos de los asesinos a sueldo son tan diversos como personales y están marcados por la frustración y las relaciones de poder.

—En la introducción del libro, usted dice que no es escritor ni novelista, que es sociólogo. ¿Cómo influye su formación a...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados