Edición 1409 Suscriptores

El vacío en detalle

“Mi lucha” en noruego En la página 217 y dentro de un volumen que ostenta la bonita suma de 499 páginas, el lector se entera de lo que le comunica el editor a Karl Ove Knausgard, autor y narrador (sic), acerca de lo que es o será su obra, o mejor dicho, sobre el contenido del tomo segundo de esta saga de seis, cuya primera parte el paciente lector transita. Y lo que le comunica es más o menos la llave de toda narración: el narrador debe narrar algo. Se podría señalar que si bien Knausgard aburre, al menos es proféticamente sincero. El dato confirma cierta patología de enroscamiento ombliguista a la que se ha dado en incluir –malamente– en la llamada “autoficción”. A poco que el lector se informe y lea con un horizonte menos estrecho que el simple éxito económico presentado como “la nueva ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Críticas Suscriptores
La narrativa breve de Mónica Ojeda

A(r)mar lo desarmado

Cultura Suscriptores
Amanda Berenguer sonora

Multiplicador del sol/voz

Sociedad Suscriptores
Diferencias entre MI y fiscales respecto a delitos cometidos por policías

Fricciones

Sociedad Suscriptores
Inundaciones, plombemia y ausencias en el barrio Alfonso Lamas

Vidas en pasaje