Cultura Suscriptores

En busca del público perdido

Todo empezó el 2 de mayo. Ese viernes se estrenaba El padre de Gardel, un documental uruguayo de Ricardo Casas, que había sido visto en el Festival de Punta del Este y en alguna función privada en Montevideo. Había dos opiniones: la de los críticos y el público que lo había visto, y la de los distribuidores del circuito comercial que no creían en un documental donde para peor casi ni aparecía Gardel. Triunfó, claro, el criterio comercial y la película salió en dos salas en el único horario de las 5 de la tarde. Pasó lo previsible: el enojo del autor y de los críticos (algunos hasta se animaron a decirlo en sus medios de prensa), la única función durante tres días agotó las localidades, hubo espectadores que quedaron fuera y se quejaron, el mamarracho tomó estado público en programas radial...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Cultura Suscriptores
Sobre Sontag. vida y obra

Échale la culpa a Susan

Críticas Suscriptores
Nuevo policial de Renzo Rossello

Esa oscura y entretenida confirmación

Críticas Suscriptores
Mujeres que hacen historia

Popurrí de retazos

Mundo Suscriptores
Días aciagos para Donald Trump

Cuesta abajo

Mundo Suscriptores
El dinero que financia el trumpismo

Rostro de piedra