En caso de que se necesitaran niños para amanecer – Brecha digital
Edición 1568 Suscriptores

En caso de que se necesitaran niños para amanecer

El 41 por ciento de los países ya alcanzó un nivel de fecundidad que puede considerarse bajo o muy bajo. ¿Qué debieran hacer los estados ante la baja fecundidad? Este mes, con el telón de fondo del fin de la política del hijo único en China, un grupo de expertos se reunió en la sede de las Naciones Unidas para dar alguna respuesta.

Foto: archivo ACAR

UNO. Para empezar, un dato: el 41 por ciento de los países ya alcanzó un nivel de fecundidad que puede considerarse bajo o muy bajo. Es decir que tienen un tasa global de fecundidad de menos de 2,1 o menos de 1,5 hijos por mujer, respectivamente. Tras ese dato, las explicaciones son conocidas. Se trata de la última etapa de la transición demográfica, un proceso por el cual las poblaciones bajan sus niveles de mortalidad y luego sus niveles de fecundidad. Es paralelo a la modernización y urbanización de las poblaciones y finaliza al estabilizarse en altos niveles de longevidad y pocos hijos por mujer, aunque con mayor inversión de tiempo y cuidados en cada hijo.

Este proceso suele despertar preocupaciones, fundadas, imaginarias o exageradas, porque la disminución en el número de nacimien...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 1923 Suscriptores
Con el historiador italiano Mimmo Franzinelli

La definitiva normalización del fascismo

Edición 1923 Suscriptores
Con Sônia Guajajara, candidata indígena a diputada federal por San Pablo

«No queremos más un Brasil sin nosotros»

Edición 1923 Suscriptores
Elecciones brasileñas

El enigma del después

Cultura Suscriptores
Nuevo biopic sobre Marilyn Monroe en Netflix

Estado de misterio

Cultura Suscriptores
Un juego de rol feminista ha llegado a Uruguay

¿Dónde estás, Alice?