Edición 1525 Suscriptores

En tránsito

Un supuesto caso de violencia doméstica parece haber dado por tierra con la segunda parte de la llegada de refugiados sirios a nuestro país. Surgieron cuestionamientos al proceso de adaptación de estas familias, que parecen responder más a cuestiones políticas que a dificultades que todos sabían que iban a surgir.

Foto: Walter Paciello

Todo empezó en abril de 2014, cuando el presidente José Mujica expresó su intención de que Uruguay recibiera a algunos de los miles de niños víctimas de la guerra que estaba teniendo lugar en Siria. Al mes ya se había generado la primera polémica. La diputada del Partido Nacional (PN) Verónica Alonso sugirió que los niños –que se presumía vendrían solos– pudieran ser adoptados. Mujica pidió que se hablara menos y se hiciera más.

Ya en ese entonces el gobierno tenía bastante claro cómo sería el procedimiento a seguir. Javier Miranda dijo en ese momento que eran “escasas o casi nulas” las posibilidades de que vinieran sólo niños. El gobierno manejaba una cifra de refugiados “que rondará la centena”, y que estarían “tal vez algunos meses en un albergue transitorio” hasta que pudieran inser...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Venezuela: debacle petrolera y elecciones parlamentarias

Un cóctel imprevisible

Mundo Suscriptores
El arresto de Álvaro Uribe

La mala hora del parapresidente

Mundo Suscriptores
Deuda externa y crisis climática en la pospandemia

¿Quién paga el pato?

Mundo Suscriptores
El acuerdo de Argentina con los acreedores internacionales

Gol en la hora

Cultura Suscriptores
Los amores queer de Virginia y Emily

El mundo mira fijamente