Entre el mar y el cielo - Brecha digital
Cultura Suscriptores

Entre el mar y el cielo

El último disco de Fernando Santullo abreva en géneros musicales tan disímiles como la murga, el reggaetón y el punk. Todos ellos envueltos en un sonido roquero y climas “bajofonderos”. Vía Skype desde Barcelona, Santullo conversó con Brecha sobre el disco, la influencia de Jaime Roos y la relación entre el Estado y la cultura.

—El nombre del disco (El mar sin miedo1) parece remitir a “tirarse al agua”; a mandarse sin importar mucho las consecuencias. ¿Hay algo de eso en el disco, pensando en que no está en la línea de tu trabajo anterior2 ni de lo que has hecho antes?

—Hay algo de eso, sí. El nombre apareció como parte de una letra y hasta ése momento era sólo parte de una letra, pero en un momento me dio la impresión de que tenía varios sentidos al mismo tiempo; uno es ése, lo de agarrar y tirarme al agua y no me importa… y también al revés: no sólo no me importa si el disco es distinto; quiero una cosa que sea distinta.

Otro sentido tiene que ver con cómo ha sido el proceso mío con la música en los últimos años, que me paso yendo y viniendo de Uruguay a España; eso de animarse a cruzar ese océano que hay...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
La oposición que espera al gobierno de Gustavo Petro

La aprensión de las élites

Política Suscriptores
Consejo de Medicina votó compensaciones a asesores de Villar

Como de costumbre

Política Suscriptores
La incierta deriva de Villa Española tras la intervención del gobierno paraliza el fútbol uruguayo

Mucho palo pa’ que aprenda

Edición 1910 Suscriptores
Las predicciones climáticas en el contexto del cambio climático

El radio de la variabilidad climática

Sociedad Suscriptores
Las barreras para el acceso a la atención en el sistema de salud

La eterna espera