Cultura Suscriptores

Entre escribir bien y ser una buena persona

La (e)lección de Jonathan Franzen Los escritores estadounidenses siguen siendo un planeta aparte. Europa marca tendencias, crea la resistencia vanguardista de la prosa (alemana por lo general) en cuyo ejercicio se suceden Peter Handke, Thomas Bernhard, el portugués Lobo Antunes, W G Sebald. Estados Unidos produce otra raza de narrador “serio”, como adjetivan ellos. Thomas Pynchon, el veterano Philip Roth, David Foster Wallace o, para el caso, Jonathan Franzen, escriben contra toda lógica novelas largas como bestsellers, y narran, narran. En apariencia ajenos a asuntos como el fin de la literatura o la crisis de representación. Ya no exhiben en su currículo una pintoresca serie de oficios, ya no son tan “escritor-no hombre de letras” como los quiso Onetti, porque han pasado por la universi...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Venezuela: debacle petrolera y elecciones parlamentarias

Un cóctel imprevisible

Mundo Suscriptores
El arresto de Álvaro Uribe

La mala hora del parapresidente

Mundo Suscriptores
Deuda externa y crisis climática en la pospandemia

¿Quién paga el pato?

Mundo Suscriptores
El acuerdo de Argentina con los acreedores internacionales

Gol en la hora

Cultura Suscriptores
Los amores queer de Virginia y Emily

El mundo mira fijamente