Envejeciendo como los vinos - Brecha digital

Envejeciendo como los vinos

El guión de “Misión imposible. Nación secreta” es ágil, los gags y chistes aparecen justamente dosificados para equilibrar una trama que nunca llega a perder su seriedad e intensidad. Pero además Cruise logra imponerle humanidad y simpatía a un personaje que ya tiene veinte años en el cine.

Mission Imposible - Rogue Nation

Parece mentira, pero la saga de Misión imposible empezó hace casi 20 años. Pero lo que arrancó en un medio pelo y con películas más bien irrelevantes (ni Brian de Palma ni John Woo ni J J Abrams lograron darle empuje y nervio a sus respectivas entregas) cambió radicalmente en la nueva década, y curiosamente, recién a partir de la cuarta. La grandiosa Protocolo fantasma (2011) nos reencontró con un Tom Cruise ya cincuentón pero más enérgico que nunca, y desplegaba escenas de acción brillantemente planificadas y orquestadas que incluían una hipertensa infiltración en el Kremlin y una horripilante y vertiginosa escalada al edificio más alto del mundo, en Abu Dhabi. Detrás de cámaras se encontraba Brad Bird, uno de los más grandes directores de Hollywood (El gigante de hierro, Los increíbles, Ratatouille), y terminó de redondearse gracias a un gran elenco, un equipo poderosamente carismático.

Esto último es también una de las más importantes bazas de esta divertidísima nueva entrega.1 Si Simon Pegg funciona como un gran comic relief, Jeremy Renner oficia una vez más como contrapeso moral del protagonista, que siempre está arriesgándose y tentando los límites de lo aceptable. Esto sumado al siempre presente Ving Rhames (el Míster T del cuadro) y a la chica dura recambiable –siempre lo son en las películas de superagentes–, esta vez la eficiente y sueca Rebecca Ferguson. Los agregados de Alec Baldwin y Sean Harris, ambos villanos que amamos detestar, sellan a la perfección un elenco que no podía ser más atractivo.

La apuesta es a lo grande: la acción se alterna entre locaciones de Minsk, París, Londres, Viena, Casablanca, Washington DC y La Habana. Apenas arranca la película, el intrépido Ethan Hunt salta a un avión en movimiento y el armatoste despega con el protagonista bien aferrado a la puerta. Lo lindo del asunto es que la escena no cuenta con efectos de Cgi y que Cruise carece de dobles, así que no es otro que él mismo cargando con su más de medio centenar de años y bien agarrado a una aeronave muy real, remontándose. Claro está que una voluntad así es contagiosa: los fotogramas en las escenas de acción palpitan junto a Cruise. Un cruce de francotiradores en plena ópera de Viena –homenaje al Hitchcock de El hombre que sabía demasiado– aporta sus buenas dosis de suspenso, un trabajo de precisión bajo aguas profundas y sin oxígeno no podría ser más intenso, y una persecución de varios vehículos y motos por las calles de Casablanca es adrenalina pura hecha cine. El director y guionista Christopher Mc Quarrie parece tener muy buen feeling con Cruise (aquí uno de los productores), ya que habían trabajado en tres películas con anterioridad: Operación Valkiria, Jack Reacher y Al filo del mañana, siendo esta su cuarta colaboración conjunta.

El guión es ágil, los gags y chistes aparecen justamente dosificados para equilibrar una trama que nunca llega a perder su seriedad e intensidad. Pero además Cruise logra imponerle humanidad y simpatía a un personaje que hace 20 años parecía soso, lavado y más bien robótico, y que últimamente se ha convertido en lo contrario: un tipo que sufre, se cansa, que la pasa bien y mal, que se estresa y también se divierte. Y los espectadores lo acompañamos, agradecidos.

1. Mission Imposible – Rogue Nation. Estados Unidos, 2015.

https://youtu.be/p1bfRQE3NLM

Artículos relacionados