Escuchen, vecinos – Brecha digital
Edición 1468 Suscriptores

Escuchen, vecinos

Mano dura. Castigo. Represión. La receta parece infalible, aunque no sea más que un talismán para ahuyentar incertidumbres. La receta, se sabe, se aplicó en todo tiempo y lugar ante un amplio espectro de aprensiones: desde los toqueteos erógenos del púber hasta la rebeldía chorra del pibe ídem. Otra cosa es preguntarse si la mano dura tuvo, alguna vez, la menor utilidad. Depende cómo se mire. Sirve, claro, para exorcizar fantasmas. Muy poco para disuadir al masturbante, o a la inevitable caterva de viciosos y degenerados. En 1994 el juez estadounidense Harry Blackmun escribió: “Me siento moral e intelectualmente obligado a admitir que el experimento de la pena de muerte ha fracasado”. Dos décadas después, The New York Times (29 de diciembre) editorializa “La muerte lenta de la pena capit...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Cultura Suscriptores
Teatro y política

El tribunal de honor

Edición 1932 Suscriptores
La campaña para liberar a Julian Assange

La verdad como crimen

Edición 1932 Suscriptores
El sostenido avance de la marihuana legal en Estados Unidos

Otra guerra perdida

Edición 1932 Suscriptores
El perfil de los exmilitares que contactaron a Alejandro Astesiano

La botonera

Edición 1932 Suscriptores
El perfil del equipo de Garcé en la secretaría de inteligencia

Juegos de rol