Edición 1527 Suscriptores

Escúrrete que me gusta

En el difuso sector que usualmente llamamos “intelectuales”, las reacciones ante la artillería presidencial no han sido, precisamente, unánimes, y pocas veces consentidoras. Ya se asimiló que las incorrectas conjugaciones verbales de Mujica –“puédamos”– son un rasgo de estilo, como las “carpanas” de Gardel.

SODRE. Foto: Santiago Mazzarovhich

Hemos disfrutado del raro privilegio –nosotros, los habitantes del país más pequeño de la América del Sur– de tener el presidente más popular del mundo. Los uruguayos que viven en el exterior reciben las lisonjas de los nacionales del país que los aloja: qué presidente tienen ustedes. (Lo que implica, automáticamente: qué porquería de presidente tenemos nosotros. Y bueno. Con Humala, con Peña Nieto, con Ortega, con Rajoy, con los Kirchner, ¿quién podría contradecirlos?)

Adentro, sin embargo, las cosas no son tan simples. Es difícil llegar a alguna forma de homogeneidad en cuanto a la opinión sobre Mujica, y mucho más difícil lograr que esa opinión, sea cual fuere, se mantenga en el tiempo. Ni siquiera se trata de homogeneidad o de duración de una opinión en un ámbito colectivo; es difíc...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Venezuela: debacle petrolera y elecciones parlamentarias

Un cóctel imprevisible

Mundo Suscriptores
El arresto de Álvaro Uribe

La mala hora del parapresidente

Mundo Suscriptores
Deuda externa y crisis climática en la pospandemia

¿Quién paga el pato?

Mundo Suscriptores
El acuerdo de Argentina con los acreedores internacionales

Gol en la hora

Cultura Suscriptores
Los amores queer de Virginia y Emily

El mundo mira fijamente