Ese tono ocre de la lucha de clases - Brecha digital
Mundo Suscriptores

Ese tono ocre de la lucha de clases

Chalecos amarillos.

“Chalecas amarillas” en la marcha del sábado pasado / Foto: Afp, Thomas Samson

Tres meses después de la irrupción, la pregunta sigue siendo qu’est-ce que c’est? La perduración del movimiento no sólo dejó atrás las respuestas facilongas. Está haciendo asomar, en contraste, otra Francia “invisible”: la del garrote y el desprecio.

Cada sábado desde el 17 de noviembre, miles y miles de
personas cubiertas con chalecos amarillos se manifiestan a lo largo y ancho del
territorio francés. Fueron cerca de trescientos mil en los comienzos y ahora
son bastante menos (de sesenta a ochenta mil; el ojímetro y los “conteos”
oscilan). Pero el gobierno de Emmanuel Macron está muy lejos de haber ganado su
apuesta de que el fenómeno se desinflaría por una combinación de agotamiento
(de los propios protagonistas, de la opinión pública) y represión. Las calles
de ciudades grandes y pe...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
La NUPES, la unión de la izquierda en Francia

Un encuentro inesperado

La izquierda francesa ante un debate existencial

Otra vez Macron versus Le Pen

La previa de las elecciones francesas

Macron contra todos los que rajen

Mundo Suscriptores
Las izquierdas europeas en su laberinto

Es lo que hay, valor

Nueva vedette en la ultraderecha francesa

El nombre de Zemmour