Esos nuevos yihadistas - Semanario Brecha
Edición 1520 Suscriptores

Esos nuevos yihadistas

Francia fue el primer país europeo en bombardear “santuarios” del Estado Islámico (EI) en Siria, unos pocos meses atrás. Es también el país que más aporta combatientes extranjeros al propio EI: de los 3 mil y pico de occidentales que formarían parte de las milicias yihadistas, algo menos de la mitad serían franceses.

Maxime Hauchard, ciudadano francés integrante de EI / Foto: AFP, AL-Furqan Media

Por noviembre se difundió en París el identikit y la historia de un francés que habría participado en decapitaciones de soldados sirios. Lo sorprendente es que el retrato del verdugo se sale del lugar común de lo que se supone “debería” ser el candidato cantado a ser cooptado por algún grupo de este tipo. No es hijo o nieto de inmigrantes de origen árabe, no pertenece a los sectores populares empobrecidos, ni siquiera surge de una familia particularmente desestructurada. Menos aun de una familia con prácticas religiosas arraigadas. Y tiene una formación académica superior al promedio. Se llama Maxime Hauchard, es francés de pura cepa, clasemediero, tiene buen nivel de escolaridad y creció en una familia nuclear prototípica. Coincide con el perfil de otro francés, Mikael dos Santos, identif...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2003 Suscriptores
El cambio climático y el drenaje montevideano

Tricentenario desde la alcantarilla

Edición 2003 Suscriptores
La JUTEP postergó la discusión sobre declarar omiso a Sartori por segunda vez

El esquivo

Edición 2003 Suscriptores
La opaca trama empresarial detrás de una transacción inmobiliaria en la costa de Canelones

La cancha, el colegio y los caballeros

Edición 2003 Suscriptores
Los intentos sistemáticos para modificar la ley de violencia basada en género

Sin inocencia