Espigas de trigo para la suerte – Brecha digital
Edición 1410 Suscriptores

Espigas de trigo para la suerte

El Molino Santa Rosa se transformó en cooperativa en abril del año 1999, luego de estar un año sin actividad y luego de que sus dueños –la Satran sa– dejaran a sus operarios sin trabajo y sin los sueldos del mes, despidos o cualquier otra liquidación. A partir de ese año, el edificio y las máquinas fueron recuperados y comenzaron a ser autogestionadas por sus trabajadores. En la puerta del edificio, dos placas recuerdan a los promotores del colectivo: Héctor Bermúdez y Emisael Cancela. Ambos “ideólogos precursores que entregaron su vida por hacer un sueño realidad, la cooperativa”, se encargaron de reagrupar y convencer a los trabajadores que ya se dispersaban con otras changas en la zona. Además fueron los que creyeron en la viabilidad económica del proyecto, se asesoraron jurídicament...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 1922 Suscriptores
La guerra se intensifica en Europa

Conductores suicidas

Edición 1922 Suscriptores
El avance electoral de la ultraderecha sueca

Hasta la victoria siempre

Edición 1922 Suscriptores
En vísperas de la elección italiana

Cielo negro sobre Roma

Cultura Suscriptores
Alejandro Dolina, rioplatense

Buenas noches, duerman bien