Edición 1449 Suscriptores

Esta mujer

Luisa Cuesta, honor y causa —¿Soy peligrosa, teniente?—Más de lo que usted supone. (Luisa Cuesta a un teniente, Batallón de Infantería Nº 5 de Mercedes, 28 de junio de 1973.) Doce de abril del año 2000. Miércoles. Nueve y media de la mañana. Luisa Cuesta, Luz Ibarburu, Javier Miranda y Sara Méndez llegan puntuales al Edificio Libertad. Suben las escaleras de mármol negro y se dirigen al séptimo piso, donde los espera el presidente. Y es noticia: los espera el presidente. Por primera vez en quince años los espera un presidente. Un mes y nueve días antes Jorge Batlle había asumido en medio de algunas señales impensables tiempo atrás. Había hablado de “sellar la paz”, y a su paso por la Avenida del Libertador, entre blandengues a caballo y militantes a pie, se hizo un tiempo para saludar a lo...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Pujas por la postergación de la elección del presidente del BID

No tan rápido

Mundo Suscriptores
Racialidad, Policía y disidencia política en Cuba.

Negras intenciones

Sociedad Suscriptores
Amenaza de usar la fuerza pública al servicio de la patronal

Al borde del derrape

Sociedad Suscriptores
Nace una coordinación permanente de ollas populares

Aguantar la olla