Exportar la paz - Semanario Brecha
Destacados Suscriptores

Exportar la paz

Llegó a Montevideo el domingo de noche y ha participado ya en tanta cosa que seguramente se lo ha notado. Sobre el islam, sobre las probabilidades de paz en Oriente Medio, el papel de Latinoamérica en esto y, sobre todo, acerca de cierta manera de asumir el compromiso con los otros, conversó Kaufman con Brecha.

Edward Kaufman / Foto: Alejandro Arigón

La mañana del 18 de mayo de 1976, cuando Marcos Gutiérrez y Juan Raúl Ferreira llegaron al hotel Liberty de Buenos Aires con la intención de contarle a Zelmar que el “Toba” había sido secuestrado y “Chicho” Michelini les dijo que con su padre acababa de suceder lo mismo, los muchachos descubrieron que en la lista de teléfonos que sus padres les habían dado para utilizar en una circunstancia como esa había un nombre que se repetía, el de Edward Kaufman.

Porteño y judío, Kaufman se había radicado en Israel 16 años atrás. Su primera actuación pública fue asumir la secretaría del Comité pro Amistad Israel-Cuba. Más tarde conduciría la Unión de Estudiantes de Israel, y cuando sobraban militantes para ocuparse de la situación de los judíos en la Unión Soviética prefirió dedicarse a ayudar a l...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

1996 Suscriptores
El cierre de colegios y la respuesta oficial

El ansiolítico

1996 Suscriptores
Obras en la embajada de Estados Unidos

La ocupación

1996 Suscriptores
La discusión por el interior y las precandidaturas del Frente Amplio

Primera zancadilla

1996 Suscriptores
La fiscalía desestimó la denuncia penal del gobierno por la construcción del Antel Arena

No hubo delitos

1996 Suscriptores
Dudas y expectativas sobre el anuncio de una nueva –y privada– aerolínea de bandera

Enramada