Febrero de película – Brecha digital

Febrero de película

En su edición número 19 y con cambios de nombre, de perfil y de organizadores, el Festival de Punta del Este se las arregló, de todas maneras, para ir buscándose una identidad en el muy poblado universo de los festivales de cine.

Cuenta la leyenda que, a punto de abrirse la sala Cantegril para su inauguración coincidiendo con la del primer Festival de Punta del Este, en los albores de los años cincuenta, los invitados podían oír desde el vestíbulo engalanado los martillazos que aún sonaban dentro. Fue todo muy esforzado y apurado, pero aquel festival marcó la memoria del balneario y de todos los fernandinos con su afluencia de famosísimos, entre los que Gerard Phillipe resultó el fantasma más recurrente.

No habrá martillazos este año en la edición número 19 desde que, en 1998, la municipalidad de Maldonado decidió a apostar por la resurrección de los festivales creados por Mauricio Litman. Con cambios de nombre, de perfil y de organizadores, el Festival de Punta del Este se las arregló, de todas maneras, para ir buscándose una identidad en el muy poblado universo de los festivales de cine, acentuándose cada vez más la convocatoria de filmes iberoamericanos, para la competencia internacional, más una muestra de películas ya presentadas y premiadas en otros festivales, en la sección Panorama. Ésta comprende también al cine documental, una sección especial denominada Filmusic, con producciones que asocian el cine y distintos géneros musicales, y otra sobre cine de género denominada Al Filo de la Medianoche, con filmes inscriptos en el thriller y la ciencia ficción. El jurado para la competencia estará integrado por el actor franco-argentino Jean-Pierre Noher, la realizadora argentina Paula de Luque, el actor brasileño Nelson Diniz, el productor español Juan Manuel Villar Betancort y el escritor uruguayo Hugo Burel.

Este año, con la producción general a cargo de Fernando Goldsman y la programación en manos de Jorge Jellinek acompañado de otros críticos internacionales, el festival se presentará, entre el 21 y el 27 de febrero en la sala Cantegril –su hogar tradicional–, además de en el cine Libertador, la Casa de la Cultura de Maldonado, el Salón Rojo del Cantegril Country Club, y en exhibiciones itinerantes en Pan de Azúcar, San Carlos, Piriápolis, Aiguá, Gregorio Aznárez y Rocha.

Los filmes anunciados para la competencia son la argentina, ya premiada en Mar del Plata, La luz incidente (de Ariel Rotter, donde actúa el compatriota Roberto Suárez), la también argentina y premiada en Cannes y San Sebastián La patota, de Santiago Mitre, inspirada en la película homónima de Daniel Tinayre y con una joven Mirta Legrand, la brasileña Casi memoria, del veterano Ruy Guerra con el protagonismo del conocido Tony Ramos, la coproducción brasileño-uruguaya Prueba de coraje, de Roberto Gervitz, en la que participa César Troncoso, la chilena La vida sexual de las plantas, de Sebastián Brahm, la hispano-cubana El acompañante, de Pavel Giroud, la española Felices 140, de Gracia Querejeta, la mexicana La delgada línea amarilla, de Ceso R García (premiada en Montreal, Gijón y Mannheim), la peruana Solos, de Joanna Lombardi, la lusobrasileña Estuve en Lisboa y me acordé de ti, de José Barahona, y la uruguaya Clever, comedia de Federico Borgia y Guillermo Madeira, ya premiada en Suiza y que tendrá en el festival su estreno nacional. Ausencia, de Chico Teixeira, triunfadora en el Festival de Gramado, será la que abra el festival, mientras La amiga del parque, de Ana Katz –donde actúan los uruguayos Daniel Hendler y Mirella Pascual y cuyo guión, de la también compatriota Inés Bortagaray, acaba de ser premiado en Sundance–, será la que cerrará el evento.

Entre las películas a exhibirse en la sección Panorama destacan la mexicana La calle de la amargura, de Arturo Ripstein (inspirada en la crónica roja), Mi gran noche, de Alex de la Iglesia (sobre lo que ocurre en un estudio de televisión durante la emisión de un especial de Nochebuena, con el inefable Santiago Segura), Tres recuerdos de mi juventud, de Arnaud Deplechin con el gran Mathieu Amalric, El precio de un hombre, de Stephane Brizé, Nos femmes, de Richard Berry con la actuación de él mismo, Thierry Lhermite y Daniel Auteil, Latin Lover. Mi familia italiana, de Cristina Comencini, con Valeria Bruni-Tedeschi y la recientemente fallecida Virna Lisi, Nise, el corazón de la locura, de Roberto Berliner, con la actuación de Gloria Pires (premio a mejor actriz y Gran Prix en Festival de Tokio), además de películas que postulan al Oscar, como la irlandesa La habitación, de Lenny Abrahamson, y la israelí Gett, el divorcio de Vivianne Amsalem, de Ronit y Shlomi Elkabetz. En esta sección habrá un apartado para el más reciente cine argentino, y otro para el documental, donde se proyectarán, entre otras, Favio, crónica de un director, de Alejandro Venturini sobre Leonardo Favio, Valdenses, de Tomás Ligpot, y Tras la pantalla, de Marcos Martínez sobre Pascual Condito.

Entre las figuras invitadas –actores, actrices, directores, productores, críticos–se encuentra la actriz brasileña Gloria Pires, conocidísima aquí gracias a las telenovelas de Globo, que será especialmente homenajeada en el festival. Se anuncian, además de las usuales conferencias con los invitados, presentaciones de libros y mesas redondas.

Artículos relacionados