Genial, casi intratable - Semanario Brecha
Cultura Suscriptores

Genial, casi intratable

Al Rony había que aprender a quererlo. Es verdad que no eran muchos quienes querían iniciarse en este aprendizaje, y de hecho tampoco era un camino fácil. Pero cuando uno empezaba a conocerlo en serio ya no podía dejar de tenerle aprecio. En los primeros años que tuve trato con él, Ronald sólo presentó su costado más insoportable: se comportaba como un niño chico, preguntaba una decena de veces lo mismo, estorbaba a sus colegas de la redacción para pedirles que le hicieran un café o le prendieran la computadora (usar la cafetera era muy sencillo, le hice el café una sola vez y le dejé claro que sería la última, y para prender la computadora bastaba con meter el dedo índice en el botón de on). En ese entonces me era muy fácil creer que Rony tenía severos problemas mentales, pero por otra p...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2008 Suscriptores
El «caso Spektorowski» y sus derivaciones

Cuestión de límites

Edición 2008 Suscriptores
Oficialismo apura nueva ley a medida de los grandes medios de comunicación

Haz lo que yo digo

Edición 2008 Suscriptores
Pereyra, el Álvarez Cortés y el revival de los dos demonios

Acá no pasó nada

Edición 2008 Suscriptores
Desregulaciones en el sector de transporte terrestre de carga

Rutas de nadie

Edición 2008 Suscriptores
Zelmar Michelini en 1972

Antes de febrero