Genios sin vida - Brecha digital
Cultura Suscriptores

Genios sin vida

En tiempos de culto a las celebridades y de la intimidad como espectáculo, el aniversario de la muerte de Shakespeare y Cervantes de cuyas vidas sabemos poco pero cuyas obras tanto han afectado a las nuestras, invita a pensar, otra vez, en la irreductible dualidad obra y vida.

Dibujo: de Ombú

En la primera línea del prefacio a Eminent Victorians, título legendario del género biográfico en lengua inglesa, Lytton Strachey vaticina que “nunca se escribirá la historia de la era victoriana” y explicita la razón: “la conocemos demasiado”. Descubre que en la ignorancia –Borges dirá mejor, “en el olvido”– está el primer requisito del historiador y también del biógrafo, ese historiador reconcentrado. Porque la ignorancia “simplifica y aclara, elige y omite, con una plácida perfección que es inaccesible al arte más elevado”. Los lectores afectos a las biografías conocemos el aplastamiento que la acumulación de datos es capaz de perpetrar en la historia de una vida. El exceso de información no sólo entorpece el fluir de la narración, sino que impide dibujar un destino entre la espesura in...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
La oposición que espera al gobierno de Gustavo Petro

La aprensión de las élites

Política Suscriptores
Consejo de Medicina votó compensaciones a asesores de Villar

Como de costumbre

Política Suscriptores
La incierta deriva de Villa Española tras la intervención del gobierno paraliza el fútbol uruguayo

Mucho palo pa’ que aprenda

Edición 1910 Suscriptores
Las predicciones climáticas en el contexto del cambio climático

El radio de la variabilidad climática

Sociedad Suscriptores
Las barreras para el acceso a la atención en el sistema de salud

La eterna espera