Gracias por existir - Brecha digital
Edición 1476 Suscriptores

Gracias por existir

Sabido es que desde un buen tiempo a esta parte, los hinchas de cuadro grande basan sus alegrías exclusivamente en las desventuras del rival tradicional. Es cada vez más común que los fuegos artificiales resuenen sólo cuando a Nacional o a Peñarol le toca caer ante un equipo peruano o ecuatoriano, algo que –para alegría de la industria cohetera– sucede cada vez más seguido. Es por eso que cuesta entender cómo, lejos de estrechar lazos, los hinchas de uno y otro parecen odiarse cada vez más. ¿Qué hay detrás de ese encono constante que se traduce en agresiones en las redes sociales y en los pulmones de la Tribuna Olímpica?   A la ya casi tradicional tendencia al fracaso internacional de nuestros equipos más representativos, en los últimos tiempos se ha sumado una inverosímil facilida...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Críticas Suscriptores
Teatro. En El Galpón: Tres versiones de la vida

A ciencia falsa

Edición 1941 Suscriptores
La demanda por daños climáticos contra una de las cementeras más grandes del mundo

Goliat de hormigón

Cultura Suscriptores
Diálogos sobre la mente entre artistas visuales y científicos uruguayos

Encuentros en los confines del misterio

Edición 1941 Suscriptores
La ocupación de Palestina y sus «ciclos» de dolor

Morir en Jerusalén

Edición 1941 Suscriptores
Comienza el segundo proceso constituyente en Chile

Los cabos del amarre