Hablar es importante - Brecha digital
Edición 1485 Suscriptores

Hablar es importante

“La última sesión de Freud” Un espectador desprevenido podría sostener que el espectáculo que motiva la presente nota gira en torno a dos señores que no hacen otra cosa que hablar y que la puesta carece totalmente de acción. El espectador en cuestión acierta en un 50 por ciento: el doctor Freud y el escritor que lo visita hablan casi todo el tiempo. Cabe recordar, sin embargo, lo que un maestro ruso dejara en claro al explicar que cada vez que un actor en escena pronuncia una frase que haga pensar a la platea, eso es acción. Y aquí hay más de una frase capaz de avivar la atención de la concurrencia. El Freud al que alude el dramaturgo Mark St Germain, entrevisto en la etapa final de su existencia, tiene ocasión de referirse a un puñado de temas de por sí interesantes, pero tal cosa sucede...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Críticas Suscriptores
Teatro. En El Galpón: Tres versiones de la vida

A ciencia falsa

Edición 1941 Suscriptores
La demanda por daños climáticos contra una de las cementeras más grandes del mundo

Goliat de hormigón

Cultura Suscriptores
Diálogos sobre la mente entre artistas visuales y científicos uruguayos

Encuentros en los confines del misterio

Edición 1941 Suscriptores
La ocupación de Palestina y sus «ciclos» de dolor

Morir en Jerusalén

Edición 1941 Suscriptores
Comienza el segundo proceso constituyente en Chile

Los cabos del amarre