Edición 1458 Suscriptores

Hay que barrer todos los pronósticos

Periodismo y autogestión La fábrica era famosa por una publicidad que en los setenta proclamaba “Soy un león vendiendo Durax”. La ley de la selva se la tragó a finales del año 2000 dejando a 600 obreros en la calle. Estuvieron un largo año reclamando en la puerta por sus derechos, para impedir que los especuladores financieros la desguazaran. Hasta que amaneció el 19 y 20 de diciembre de 2001 y despertaron con ánimos rebeldes y nuevas ideas.   La ocuparon.Imagínense la escena: entrar a una fábrica abandonada durante años. Afuera la policía y la amenaza de represión, de procesos penales, quizá cárcel. Adentro, ruinas y mugre. El predio era de una manzana completa. La escala de lo imposible, enorme, paralizante. El congelado silencio del grupo gritaba ¿qué hacemos? Fue entonces ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Sociedad Suscriptores
Señales de una política agropecuaria regresiva.

La esquila

Sociedad Suscriptores
El nuevo directorio de Colonización y su representación

¿En nombre de quién?

Sociedad Suscriptores
Decenas de miles de trabajadores perderán su trabajo al finalizar el año

Te llevan

Sociedad Suscriptores
¿La línea fina entre el policía penitenciario y el operador?

Al filo de la navaja

Sociedad Suscriptores
Conversaciones en la Facultad de Psicología

Pandemia, psiquis y después