Heridas que no cierran – Brecha digital
Destacados Suscriptores

Heridas que no cierran

Van casi cuatro años desde que un grupo de mujeres presentó las primeras denuncias por violencia sexual durante la dictadura. Para Beatriz Benzano, los esfuerzos de la jueza actuante Julia Staricco se dan de bruces contra una maquinaria aceitada para que nada cambie. Sin protocolos que protejan a las víctimas, sin jurisdicción especial, sin interés del poder político.

Beatriz Benzano. Foto: Alejandro Arigón

Beatriz Benzano fue detenida el 24 de julio de 1972 en un boliche de Montevideo por las Fuerzas Conjuntas y llevada al cuartel del Quinto de Artillería. Faltaban 11 meses para el golpe de Estado, pero en las prisiones uruguayas la tortura ya era cosa corriente. La enorme mayoría de los presos políticos la sufría de pique. Beatriz no fue la excepción.

Casi 40 años después, el 28 de octubre de 2011, Benzano formó parte de un colectivo de 28 mujeres, algunas poco más que adolescentes en el momento de su detención, que denunció ante los tribunales haber sido objeto de agresiones sexuales, rompiendo un silencio antiguo y enquistado. La denuncia, detallada, terrible, específica, implica a un centenar largo de militares, oficiales de todo rango, médicos, enfermeras, la mitad de ellos identific...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 1923 Suscriptores
Con el historiador italiano Mimmo Franzinelli

La definitiva normalización del fascismo

Edición 1923 Suscriptores
Con Sônia Guajajara, candidata indígena a diputada federal por San Pablo

«No queremos más un Brasil sin nosotros»

Edición 1923 Suscriptores
Elecciones brasileñas

El enigma del después

Cultura Suscriptores
Nuevo biopic sobre Marilyn Monroe en Netflix

Estado de misterio

Cultura Suscriptores
Un juego de rol feminista ha llegado a Uruguay

¿Dónde estás, Alice?