La marcha de los investidos - Semanario Brecha
Cultura Suscriptores

La marcha de los investidos

En la penumbra de siete femicidios recientes titila la memoria de la primera marcha de hombres enemigos de la violencia masculina que organizó, en 2006, el escritor Mario Delgado Aparaín.¹ El mismo que hoy quiere replicarla con políticos, militares y policías.

—En 2006 diste forma a una idea de José Saramago.

—Había visitado a mi hermano veterinario de caballos en Sevilla, donde vi un reportaje televisivo a José a propósito del asesinato número 25, en lo que iba del mes, de mujeres a manos de hombres. José respondió que era muy escéptico en cuanto a que el problema pudiera resolverse, que la idea de la violencia hacia la mujer, se practique o no, está enraizada en el hombre, y que soñaba con una marcha de hombres que caminaran por las calles precedidos por un jefe de gobierno, alcalde o autoridad política, asumiendo con la cara levantada, decía él, el dolor de saberse violentos sin querer serlo. “Pero no creo que algo así pueda ocurrir en ninguna parte del mundo”, agregó José. Estaría bueno que ocurriera aquí, me dije, y fui a hablar con Rica...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2004 Suscriptores
Las inversiones de las empresas públicas en el actual período de gobierno

Se enfrían

Edición 2004 Suscriptores
Mario Bergara renunció a la pretensión de ser el presidenciable del FA

La fuerza de los dos polos

Edición 2004 Suscriptores
El MI no le respondió al Senado sobre la actuación de Capretti en el caso Astesiano

Si pasa, pasa

Edición 2004 Suscriptores
Uruguay batió un récord en la importación del principio activo de la Ritalina en 2023

Quédese quieto

Edición 2004 Suscriptores
Con Karina Batthyány, sobre el Sistema Nacional de Cuidados

«No solo no se avanzó, se retrocedió»