El hombre de “lo posible” - Semanario Brecha
Edición 1587 Suscriptores

El hombre de “lo posible”

Fue su primera conferencia de prensa después de asumir la presidencia, al cierre de 17 años de dictadura militar. Cuando Patricio Aylwin entró al gran salón del palacio de La Moneda, minuciosamente reconstruido de los escombros que dejó el golpe contra Salvador Allende, casi todos los periodistas lo recibieron con un estruendoso aplauso.

Los pocos que permanecimos sentados éramos extranjeros, y lo hicimos por dos razones: como profesionales independientes del periodismo, pensábamos que no podíamos rendir pleitesía a ningún gobernante, y además porque, sin conocer a fondo las sutilezas de la realidad y la idiosincrasia chilenas, nos resultaba extraño que aquel hombre, cómplice pasivo del derrocamiento de Allende –que tres meses antes del golpe dijo a The Washington Post que, puesto a elegir entre “una dictadura marxista y una dictadura de nuestros militares, yo elegiría la segunda”–, encabezara una coalición de gobierno con quienes habían sido perseguidos, exiliados y torturados por esa dictadura.

Bien se puede afirmar que la muerte de Patricio Aylwin, el 19 de abril, es la muerte simbólica de un estilo de hacer política...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2003 Suscriptores
El cambio climático y el drenaje montevideano

Tricentenario desde la alcantarilla

Edición 2003 Suscriptores
La JUTEP postergó la discusión sobre declarar omiso a Sartori por segunda vez

El esquivo

Edición 2003 Suscriptores
La opaca trama empresarial detrás de una transacción inmobiliaria en la costa de Canelones

La cancha, el colegio y los caballeros

Edición 2003 Suscriptores
Los intentos sistemáticos para modificar la ley de violencia basada en género

Sin inocencia