Indignaos – Brecha digital
Edición 1423 Suscriptores

Indignaos

Dicen algunos de los que pudieron ir a la concentración del lunes en la plaza Libertad que una de las imágenes más fuertes era la de Luisa Cuesta sentada en un banco, hablando del cansancio que sentía, que iba mucho más allá de la lógica biológica. “No me pidan que repita lo que ya dije mil veces”, dicen que decía Cuesta con expresión de no creer que todavía, cuarto de siglo largo después, tuviera que estar, si no en la misma (hay un puñado de milicos presos, “se entró” a los cuarteles, algunos pocos cuerpos aparecieron), sí en un nivel que, como se planteaban en principio las cosas hace unos pocos años, parecía impensable. Para peor, con el riesgo real de perder lo poco logrado: que el grupito de milicos presos, o algunos de ellos, vayan dejando uno a uno la cárcel vip de Domingo Arena...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Cultura Suscriptores
Teatro y política

El tribunal de honor

Edición 1932 Suscriptores
La campaña para liberar a Julian Assange

La verdad como crimen

Edición 1932 Suscriptores
El sostenido avance de la marihuana legal en Estados Unidos

Otra guerra perdida

Edición 1932 Suscriptores
El perfil de los exmilitares que contactaron a Alejandro Astesiano

La botonera

Edición 1932 Suscriptores
El perfil del equipo de Garcé en la secretaría de inteligencia

Juegos de rol